sábado, 28 de junho de 2008

Sentinelas, precisam-se!

Não resisti, voltei para deixar o registo de um pequeno excerto do habitual artigo do Miguel Santos Guerra ao fim de semana. Fica também o convite para uma leitura integral no sítio do costume. Desta vez o Miguel fala-nos das instituições, das pessoas inovadoras e daquelas que fazem barreira; dos construtores e dos destruidores…
Um reflexão muito pertinente.

El soldado desertor (28.6.2008)

En todas las instituciones se produce un curioso fenómeno que consiste en la fagocitosis de aquellas personas que desean esforzarse (las llamaremos personas A) por parte de quienes no quieren hacer nada para innovar y mejorar lo que se hace (las calificaremos de personas B). Los innovadores ponen en entredicho a los comodones porque, con su conducta y actitud rompen su apacible tranquilidad.

A los B no les resulta fácil destruir el signo “mejor que”, manifiestamente interpuesto entre las propuestas comprometidas de los A y su palmaria pasividad. Pero a quien sí pueden destruir es a los A. Existe una colección de afilados cuchillos para matar a estas personas entusiastas. y trabajadoras. Eliminándolas, se destruye a la vez su causa. Mencionaré solamente algunos cuchillos.
(…)
Ya sé que he dibujado un panorama dicotómico que dista mucho de la realidad. Puede alguien pasar por la postura de A, B, C y D en una misma mañana. No es tan fácil levantar una invisible barrera que separa a buenos y a los malos. Pero creo que el esquema básico de este mecanismo fagocitador existe en todas las instituciones. Es importante conocerlo para no caer en las redes que constituye su trama.

Sem comentários: