sábado, 17 de novembro de 2007

Lei e Democracia, uma sã convivência?


La bandera es la piel

“La llamada guerra de las banderas es tan absurda como las demás guerras. Ahí tenemos a una parte de la ciudadanía atizando con el mástil en las espaldas o en la cabeza de quienes se niegan a utilizar o a sentir la enseña nacional.
Sé que el ser humano utiliza símbolos. Sé que en una democracia existen leyes. (…)

Pero hay que interpretar la ley con cautela y sabiduría. Y aplicarla con flexibilidad y criterio. Porque la ley está para favorecer la convivencia, no para destruirla. Y si es peor tener una ley que no tenerla, pues debe interpretarse adecuadamente, cambiarse o suprimirse. (…)

Me siento ciudadano del mundo y mi bandera es la piel del ser humano. Por eso las fronteras me parecen muros que aíslan y enfrentan. (…)

En nombre de la Patria se han cometido las mayores atrocidades de la historia. Si nuestra patria hubiese sido el mundo, ¿cuántas guerras, cuántas muertes, cuánto dolor se habrían ahorrado? (…)

La piel es la bandera y el ser humano es la patria. El mundo es la casa que habitamos y en la que tenemos que convivir. Y la tarea que que debemos afrontar es el aprendizaje de la convivencia pacífica que se fundamente en la justicia, en la solidaridad y en la libertad.”


Excertos do artigo de opinião de Miguel Ángel Santos Guerra, 17.11.2007

Para ler integralmente o artigo clique no título ou [aqui]

Sem comentários: